¿Diseñador o Programador?

Muchas veces nos abremos preguntado si para realizar nuestro sitio Web necesitamos un diseñador o un programador.

Lo cierto es que se necesitarían a ambos. El diseñador se centraría en toda la parte del diseño, es decir la parte visual: los colores de fondo, de los textos, tamaños, logotipo, colocación de elementos, espacios, diseño de menús, diseño de botones, etc.; mientras que el programador se centra en la parte de la interacción del usuario con la página web: al picar en un enlace, al enviar un formulario, al pasar el ratón por encima de algún elemento para que cambie su aspecto, conexiones de bases de datos, muestra de información sacada de bases de datos, y un largo etc.

Sin embargo las tendencias están cambiando. Bien es cierto que un sitio web creado "a pelo" como se conoce en el mundo de la informática, tiene muchas ventajas. No obstante la crisis ha hecho que los desarrolladores hayamos tenido que buscar otras vías de desarrollo. Las más óptimas son el uso de los CMS (Content Management System), es decir los Sistemas de Gestores de Contenidos. Con ellos los desarrolladores pueden realizar sitios Web de una forma más fácil sin tener que ser un experto en diseño, ni en programación. En cualquier caso, si sabes un poco de ambos los resultados serán más eficientes ganando profesionalidad y calidad a tus servicios.

Regresando al título de este artículo. La respuesta es que se necesitan a ambos conceptos para un desarrollo de calidad bien equilibrado en ambos aspectos. Un buen diseño atraerá la atención del usuario, haciendo que se sienta más a gusto visitando tu sitio Web. Que pueda leer bien los textos, que no se sienta sobrecargado visualmente de elementos, etc. Mientras que una buena programación hace que la Web se cargue rápido, que no haya errores cuando hace clic en un enlace, que haga el menor número de clics al querer ir a algún sitio del sitio Web, etc.

Sin embargo hay un papel que se nos ha olvidado y es el maquetador. Esta persona se encarga de transformar el diseño en código html y de estilos CSS. Tanto el diseñador como el maquetador deben trabajar sincronizados, mientras que el programador puede trabajar a parte completamente.